Atxurrako koba itxita

Ser irratian entzuna

Santuarios para murciélagos

El gobierno vasco y la diputación de Bizkaia clausuran 3 cuevas para proteger a las colonias de quirópteros.

Los departamentos de medioambiente del gobierno vasco y la diputación han cerrado el acceso a las cuevas de Santa Isabel en Karrantza, la mina de Siete Puertas en Truzioz y la cueva de Atxurra en Berriatua, para proteger a las colonias de murciélagos que las habitan.

Los departamentos de medioambiente del gobierno vasco y la diputación foral de Bizkaia han cerrado el acceso a varias cuevas y cavidades de Bizkaia para proteger a las colonias de murciélagos que las habitan y que se estaban viendo perjudicados por la actividad humana. Se trata de las cuevas de Santa Isabel en Karrantza, la mina de Siete Puertas en Truzioz y la cueva de Atxurra en Berriatúa. En Euskadi viven 24 de las 30 especies de quirópteros de la Península Ibérica, y todas sufren algún tipo de amenaza, según la directora de medio rural y biodiversidad del gobierno vasco, Amaia Barredo. La principal amenaza para su conservación es la destrucción de sus hábitats naturales, como cuevas o árboles viejos, pero también el uso de pesticidas que matan los insectos de los que se alimentan. Para 13 de estas especies los refugios son imprescindibles para protegerse de los depredadores, pero sobre todo para la cria y la hibernación. Además sufren el impacto del vandalismo y otras perturbaciones. En Euskadi existen 15 refugios considerados prioritarios de los que 5 están en riesgo por el exceso de visitas. Los murciélagos que habitan en el País Vasco son insectívoros y pueden consumir millones de insectos en una sola noche, por lo que son importantes para el control de plagas y beneficiosos para la agricultura.