Ginekologia zerbitzua eskualdean

El Correon irakurria

Osakidetza contrata a dos ginecólogas para normalizar el servicio en Lea Artibai

La reducción de las consultas a la mitad en los últimos meses había desencadenado protestas en la comarca

La dirección del Hospital de Galdakao que cubre las necesidades sanitarias de la comarca de Lea Artibai ha confirmado a EL CORREO que desde finales del pasado mes de mayo se ha procedido a la contratación de dos nuevas ginecólogas para cubrir las vacantes existentes. Esta medida ha permitido «abrir las agendas de Ginecología y Obstetricia, incluido el verano, de todos los ambulatorios y centros de salud de su influencia», señalaron.

La decisión permite así abrir huecos para citar en un tiempo máximo de dieciséis días en el centro de Lekeitio, trece en Ondarroa y cinco en Markina, según han recalcado desde el centro hospitalario. «Entre los ambulatorios afectados también figura el de Bermeo, donde a día de hoy se puede coger cita para un plazo de quince días como máximo», detallaron las mismas fuentes. «Por su puesto, las solicitudes urgentes o preferentes son canalizadas de forma prioritaria», recalcaron desde Osakidetza.

Con la incorporación de las dos profesionales, las consultas de Ginecología y Obstreticia recuperarán su tónica habitual y pasarán a ser similares a las del año pasado. Lekeitio y Ondarroa mantendrán dos a la semana y Markina uno. «Bermeo también tendrá dos, mientras que en Amorebieta será de cuatro días semanales», manifestaron.

«Todo ello, con la idea de ofrecer la mejor asistencia sanitaria a nuestras ciudadanas, utilizando los recursos de la manera más adecuada y gestionando los mismos según la demanda y la coyuntura que nos venga», añadieron desde el hospital de Galdakao.

Respaldo municipal

Las mujeres de Lekeitio, Markina y Ondarroa han protagonizado durante los dos últimos meses una campaña de denuncias y recogida de firmas contra los recortes que habían reducido a la mitad la atención prestada en el servicio de Ginecología y Obstreticia de sus respectivos ambulatorios. Las usuarias reclamaban la normalización de las consultas como la manera más razonable de evitar con tiempo patologías que pueden ser detectadas lo antes posible.

«Que no se escuden en que los recursos son limitados porque hablamos de la salud de las mujeres», criticaron. «Además, en muchos casos los tratamientos posteriores son más costosos». Han criticado, asimismo, con dureza la progresiva desaparición de programas de prevención e información dirigidos a usuarias de distintas franjas de edad.

«Ya no hay charlas sobre sexualidad, interrupción voluntaria del embarazo, la píldora del día después o la menopausia y sus tratamientos», se lamentaron. Las afectadas también han contado en sus reivindicaciones el respaldo de sus respectivos ayuntamientos.